Diego, un joven de 13 años capaz de comprender textos universitarios

Diego, un joven de 13 años capaz de comprender textos universitarios

|

La estimulación educativa de los niños desde la etapa infantil puede condicionar en gran medida su desarrollo intelectual, sobre todo a la forma en la que asume su papel en el proceso de aprendizaje. ¿Hasta dónde puede llegar un niño que aprende solo? En el Día Internacional de la Educación Infantil, la importancia de desarrollar el potencial de cada niño desde el primer día, fomentando una actitud autodidacta y favoreciendo los hábitos que necesitarán para convertirse en personas competentes y responsables.


Kumon quiere poner en valor el papel que desempeña la educación en nuestra sociedad, imprescindible para alcanzar la paz y contribuir al desarrollo.


El caso de Diego


Existen varios métodos educativos que buscan desarrollar en los niños la inteligencia emocional o sus habilidades sociales, pero sólo el método Kumon pretende que sus alumnos sean autodidactas capaces de aprender por sí solos a través de la mejora de la concentración, del hábito de estudio, del aprendizaje de los errores o la automotivación por aprender.


Ha sido el caso de Diego Becoechea, que en solo 3 años ha conseguido ser concluyente en Kumon Lectura en un centro de Valladolid. Ahora tiene 13 años y estudia 2º ESO pero puede comprender textos de Bachiller y 1º de Universidad. Según Diego, este método «me ha ayudado a entender mucho mejor lo que leo y a escribir sin faltas de ortografía. Además, me ha ayudado en las materias de física, mates y lengua». Le encanta jugar al baloncesto y la play y de mayor le gustaría estudiar política.


Para el óptimo desarrollo de cada alumno es fundamental la labor de un orientador, un profesional que sea capaz de descubrir el potencial y el punto ideal de estudio de cada alumno, acompañándole en su camino y dándole la autonomía que necesitan para ir aprendiendo a manejarse por sí mismos y a disfrutar con el aprendizaje.


Virginia Vicente, orientadora y directora del centro afirma que en el camino hasta llegar a ser concluyente ha sido muy importante «la comunicación con Diego, explicándole los objetivos y motivándole para que no ser desanimara». «Lo fundamental es creer en uno mismo, confiar en que puede conseguirse y no rendirse», concluye Virgina.