Turismo de naturaleza: Miradores de Miranda do Douro, confines de emoción

Turismo de naturaleza: Miradores de Miranda do Douro, confines de emoción

|

Mirador douro pena amarela miranda 6 696x464



Para quien vive aquí hay algo mágico por estos parajes. Quien llega de fuera se percibe rápidamente de ello. Es por todo lo que conlleva visitar estas tierras bañadas por el Duero, que llaman internacional. El visitante encontrará aquí un mundo distinto, un mundo que se mantiene olvidado y, por ese motivo, intacto al exterior, protegido de los excesos y de las confusiones actuales. Un mundo maravilloso que se quiere mantener así, como es.


“Seja Deus louvado que nem tudo se perdeu com as incursões bárbaras do progresso (Alabado sea Dios, no todo se ha perdido con las incursiones bárbaras del progreso)”, escribía Manuel Mendes.


El río Duero, con sus 928 Km de extensión, constituye una de las mayores cuencas hidrográficas de Europa Occidental, que destaca por los notables valores históricos, culturales, artísticos y medioambientales. Después de su parsimonioso recorrido por las llanuras cerealistas de la meseta, el Duero forna la frontera natural entre España y Portugal. En este territorio, conocido como ‘Duero Internacional/Douro Internacional’ en Portugal y Arribes del Duero en España (Zamora y Salamanca), la naturaleza es pródiga en belleza paisajística y en biodiversidad en el que conforma el Parque Natural Internacional del Duero.


El viajero llega a Miranda do Douro dejando atrás Sayago, un concejo que posee variadas atracciones turísticas, como la gastronomía, su patrimonio y su cultura con sus ricas y ancestrales tradiciones. Pero también destaca el atractivo que supone un patrimonio natural único asociado al Parque Natural Internacional Arribes/Arribas y a escasos metros –los que tiene de ancho el río- su hermano y vecino el Parque Natural Arribes, en el río Duero, que en realidad deberían ser uno solo por su identidad y cercanía. 


Son media docena de miradores/miradouros que emocionan en la contemplación, desde las alturas, los abismos.


El cañón que forma el Duero es sencillamente impresionante. Desde el inicio debemos considerar de manera conjunta los valores naturales de este territorio y su interés paisajístico. Ello se debe a que esta zona es especial para disfrutar del paisaje.