Tomás Hidalgo



Tomás Hidalgo

Tomas hidalgo

Vox tiene -en un país democrático como es España- las vías, acciones para conseguir que se les reconozca derechos violentados o ultrajados y no más ni menos que el derecho de otros a emitir una opinión, sea la que sea.

Tomas hidalgo

El Stream live  no es actividad nueva y sigue siendo atractiva porque, en principio, el acceso a la misma es fácil y económica, parte de los componentes necesarios ya están plenamente incluidos en nuestra vida, fibra, pc cámara y micro, no se necesita más para que en principio “cualquiera pueda lanzar a internet lo que cada uno desee, su mensaje, su actividad, su profesión”.

Tomas hidalgo

Por imperativo legal......por esto o porque es una obligación de su cargo; el Tribunal Constitucional en sentencia 74/1991 permitió la jura  la jura del cargo por imperativo legal y con recreaciones libres o con posdatas que a mi modo de ver finiquitan el fin perseguido en la jura o en la promesa “el cumplir la ley y las obligaciones del cargo” Hoy con esa sentencia es válido cualquier texto que difícilmente se puede definir como algo legítimo -no sigue el camino recto, no se guía por lo ético, lo adecuado y lo correcto- la frase “por imperativo legal” se ha convertido en la coletilla de aquellos que no piensan cumplir con la Ley llegado el caso.

Tomas hidalgo

Y la última acción, subir la tarifa de la luz con sus consecuencias, porque son varias, más de un 40% de subida de un día para otro, tarifas por horas más baratas en aquellos periodos horarios que se deberían dedicar a dormir, descansar para volver a enfrentarse otro día con este desbarajuste socioeconómico del que es responsable, sin ninguna duda, el gobierno del PSOE, Podemos y sus compañías y en algunas regiones el empecinamiento en sostener que la hostelería era un foco principal de contagio.

Tomas hidalgo

Cuando las dádivas que cualquier parte de la administración del estado regala a sus ciudadanos en vez de neutros y generalistas servicios y éstas se fijan sobre cualquier contexto sentimental, ya sea este religioso, político o social, se acercan peligrosamente a actuaciones presumibles de ser calificadas como cohecho impropio porque aquello tiene, a mi modo de ver, un claro objetivo, vincular la dádiva a su persona a su gestión, su regalo, su dádiva crea, de alguna forma, una obligación subjetiva; la de devolver por parte del que la recibe el favor; y un ciudadano solo puede devolver el favor con lo único que le interesa al “interesado político” su voto.