Gonzalo Santonja



Gonzalo Santonja

CUELLAR FOTOS MIURA PORTADA

Javier Herrero, el torero local, se estrenaba con los Miura, y aunque su carrera haya transitado por el laberinto de las corridas duras, la verdad es que este reto lo superó, juicio (subjetivo, claro está) que dejo caer sin atisbo de crítica, porque el escalafón abunda en toreros en figura que nunca se han medido con ellos, mientras Herrero acaba de hacerlo y salió de la plaza por su pie, aunque con dos cogidas que afortunadamente se quedaron en la paliza.

CUELLAR FOTOS PORTADA

Menudo trago pasaron  Javier Castaño, Morenito de Aranda y Gómez del Pilar, diestros curtidos en mil batallas, pero de largo superados en esta por unos astados sobrecogedores que, tras tomar si acaso un par de lances, en el tercero ya empezaban a exigir, quizás algo menos endemoniados los dos primeros: “Zarcillero”, torazo de cinco años y medio, que fue tres veces de largo al caballo pero las tres con las cara por las nubes,  y “Flamenco”, precioso y en el tipo de la casa, a mi juicio el único que colocó bien la cara en algunos momentos, sobre todo al comienzo, lo que permitió a Morenito unas verónicas hondas y un par de series verdaderamente logradas, faena de mérito que echó a perder con la espada, aunque a este tenor lo peor estaba por venir en su segundo, el quinto bis del encierro, devuelto “Aviador”, manifiestamente cojo y literalmente desplomado con las banderillas del gran Fernando Sánchez, y “Chicharrero”, el sobrero, lo que se dice una prenda, animal cargado de pésimas intenciones que regateaba sin humillar y buscando.

Gonzalo santonja (3)

Una tarde otoñal de las muchas que me ha regalado en su bien ganado paraíso charro de Espino Rapado, Pedro Capea, padre de su mujer y abuelo de sus nietos (no me gusta la palabra suegro), torero histórico, me explicó lo que es el valor, y yo creo que su explicación va a misa: -Mira, si alguien te tira una piedra, o yo que sé, un libro [dicho sea de paso, así es como algunos los utilizan, quizás porque no saben hacerlo de otra manera], la reacción instintiva te lleva a apartarte, ¿o no?”.

Gonzalo santonja (3)

Por fin -¡por fin!- un duelo en la cumbre como los de antes, cuando toros y toreros andaban de boca en boca, cartel que marca el camino a seguir para que las cosas vuelvan a ser como fueron: el de la competencia de verdad, sin besitos en el patio de cuadrillas y con argumentos en el ruedo, que ya la solemnidad del paseíllo puso de manifiesto que Roca Rey y Pablo Aguado no se citaban en Vistalegre para darse coba.(Quien también se dio cita, por cierto, fue uno de esos voceros insufribles que hoy por hoy casi nunca faltan en las plazas de toros, quien a voz en grito pregonó el atrevimiento de su ignorancia al tildar de inválido al primero de la tarde, “Juguetón” de Vegahermosa, que poco después se ensañó ferozmente con Juan José Domínguez y no lo mató de milagro).El desafío en puntas cuajó desde el principio.

VILLORIA PORTADA

Javier Castaño sigue siendo quien era: forjado en las corridas duras, circuito en el que se ganó un sitio de privilegio, y superviviente del cáncer, atesora veinte años en la cumbre del riesgo y su toreo, forjado a fuego, se gusta cuando no pintan bastos, como en la corrida de ayer, en la que templó, se ajustó, bajo la mano, midió el terreno, controló las alturas, administró las distancias y nos regaló una serie de naturales verdaderamente lograda.