Fermín Bocos



Fermín Bocos

ICAL. Concentración de jóvenes en el centro de León para protestar por el toque de queda (2)
¿Quién está detrás de los grupos de vándalos que atacan a la Policía, queman contenedores, cortan calles y asaltan y roban comercios? Es una pregunta cuya respuesta, tras los interrogatorios a los sesenta radicales detenidos, puede que conozca ya el ministro del Interior. Pero su silencio está dando pie a todo tipo de conjeturas y atribuciones interesadas.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
Lo malo de escuchar a Pedro Sánchez es que tiene una trayectoria de doblez que cuesta creerle. En la misma mañana en la que se trasladó a la Puerta del Sol donde está la sede de la Comunidad de Madrid para entrevistarse con la presidenta Isabel Díaz Ayuso diciendo que había que sustraer el análisis de la pandemia al debate político, su partido, el PSOE, convocaba una manifestación para protestar contra las medidas de restricción de movimientos en determinados distritos de la capital adoptadas por la presidenta madrileña. Medidas que a Sánchez le parecían adecuadas.
Fermin bocos
¿Por qué el Gobierno nos oculta la cifra real de fallecidos a consecuencia de la pandemia? Mientras los registros judiciales dan fe de al menos cuarenta mil decesos acaecidos durante el confinamiento, el Ministerio de Sanidad lleva varias semanas sin computar las bajas que comunican las CC.AA y ha mantenido congelado en 27.136 el número de muertos. Cualquier pregunta a los portavoces gubernamentales (ministro Illa, doctor Simón) encaminada a conocer este dato esencial, ha obtenido o la callada por respuesta o, lo que es peor, intentos cínicos de salir por la tangente. Semejante estrategia resulta incompatible con la exigible transparencia a todo gobierno democrático.
Fermin bocos
Olvidando que forman parte del Gobierno de España, el primero como vicepresidente y la segunda como ministra, Pablo Iglesias e Irene Montero están realizando una serie de declaraciones encaminadas a crear tensión política en un grado desconocido en la reciente historia de España. Decir, sin fundamento, como ha dicho la señora Montero que: "La derecha lleva semanas llamando a la insubordinación del Ejército", es formular una acusación gravísima que se torna irresponsable en boca de un mimbro del Consejo de Ministros.
El Gobierno pone en circulación un propuesta que nace rodeada de reticencias: pretende reeditar los Pactos de la Moncloa. Tras semanas sin descolgar el teléfono para hablar con Pablo Casado el presidente Pedro Sánchez anuncia que ante los meses de incertidumbre que se avizoran el Ejecutivo estaría dispuesto a estudiar la redición de aquellos míticos pactos que han quedado en la memoria como la piedra angular de la Transición. El ofrecimiento carece de concreción y al ser defendido a través de los medios de comunicación con más exposición por algunos de los ministros de Podemos (Iglesias, Garzón) que por cuenta del ala socialista el Ejecutivo (Ábalos), es recibido con recelo por la oposición. Suspicacia que hunde sus raíces en la sospecha de que Pedro Sánchez, con el índice de popularidad más bajo desde que ocupa la Presidencia, estaría buscando una salida política ideada para enmascarar los fallos del Gobierno en la gestión de la crisis sanitaria. El Ejecutivo cree tener derecho a ser protegido de las consecuencias de sus propios errores en la conducción de lucha contra la pandemia -que ya se ha cobrado la vida de más de trece mil compatriotas- y solicita el aplazamiento de las críticas que están en boca de los partidos de la oposición a la que acusa de deslealtad.